El sobrepeso y las rodillas

Una de las articulaciones más importantes en el cuerpo humano, que nos permite caminar y desplazarnos de un lugar a otro, subir las escaleras y correr, es la articulación de la rodilla.

Esas rodillas que cargan nuestro peso soportan tirones y esfuerzos desmedidos como en el caso de los futbolistas, pueden terminar desgastadas, desechas, o con una disfunción mayor.

Esta importante articulación es un prodigio de ingeniería de materiales, que aún no puede ser igualada en cuanto a su capacidad de resistencia, peso y función, esta totalmente a nuestro servicio de la mejor manera con apenas mantenimiento de nuestra parte.

Pero aún con toda su capacidad, tiene límites que conviene conocerlos y no abusar de ella, y es que un valor importante es la capacidad de peso que puede soportar o transportar, por lo que ya nos podemos imaginar que sucederá si nos excedemos en el peso (el nuestro), y a donde nos llevará dicho exceso.

Nos llevará a un desgaste progresivo, un deterioro de sus tejidos principalmente el cartílago articular que paulatinamente irá disminuyendo de grosor como consecuencia de esa sobrecarga, primero indoloro pero si avanzando la devastación del tejido, después los crujidos, un poco más adelante los dolores eventuales sobre todo al realizar un esfuerzo mayor a lo normal, después el dolor declarado, la falta de movilidad en la articulación, y el final: la inmovilidad o pequeña movilidad con mucho dolor.

Y ya en ese estado la única solución es el reemplazo quirúrgico, una prótesis que sustituirá a nuestra super eficiente articulación por una que aunque muy bien diseñada y hecha por el hombre no tendrá jamas la misma funcionalidad y comodidad.

El sobrepeso es un factor que puede desencadenar precisamente este horrendo cuadro y nos puede llevar a lo inevitable.

Un sobrepeso de 20, 30, 50 kg de más ya somete a un gran estrés a nuestra prodigiosa rodilla y si no se le disminuye terminará por invalidarnos en alguna medida.

No debemos permitirnos tolerar ese sobrepeso, que además no solo daña nuestras articulaciones, sino muchos órganos, y sistemas.

Debemos tener un control sobre nuestro peso corporal, ya que seguramente todos hemos visto esos casos donde se llega al extremo y tristemente no podemos hacer ya nada más.

Que hacer si tenemos un poco ( o mucho) sobrepeso.

Como bien suponemos es necesario, eliminar de nuestro cuerpo todo lo que tiene de más, y un componente principal es la grasa que hemos acumulado por todos estos últimos años,

¡Entonces a quemarla!

Quemar esas calorías (una medida que hace referencia a la grasa) mediante el ejercicio principalmente, sudar, provocar la termogénesisy claro, como no quisiéramos agregar más materia a nuestro cuerpo, se torna importante controlar la ingesta, los alimentos que consumimos, vigilar tanto su calidad como su cantidad.

Controlar las calorías que se ingieren.

Todo este esfuerzo puede suponer un descontrol mental y estrés, debido tanto a la programación del tiempo de ejercicio y al control de los alimentos que comeremos, por lo que hay que prepararse mentalmente para llevar a cabo tan saludable tarea.

Una vez decididos y preparados, atacar contundentemente, pensando en el resultado final, en cómo nos veremos, en cómo nos sentiremos cuando terminemos, o también en cómo estaremos si no disminuimos ese sobrepeso.

Así pues; el tener unos kilos de más, provocará desgaste en las articulaciones, dolor e inmovilidad, no esperemos a que esto suceda, controlemos nuestro peso corporal, comamos saludablemente, y protejamos nuestras articulaciones, que todavía nos queda mucho camino por andar.