¿Como nos puede ayudar Ativit Forte en el dolor articular?

 

ativit forte bio-diet

Como un proceso natural de nuestro cuerpo, está el desgaste de nuestras articulaciones, la flacidez de la piel, y otras muchas cosas más que se hacen notar conforme cumplimos más años.

El organismo ya no ofrece el mismo rendimiento ni la misma eficacia en sus procesos metabólicos, llevándonos en muchos casos a disminuir nuestra calidad de vida.

Simplemente así funcionamos como especie, y aunque el desgaste está inscrito en nuestro código genético, es nuestro deber conocer como podemos ayudar (ayudarnos) a disminuirlo o a limitarlo en sus consecuencias.

Una de las partes que más sufren este desgaste son las articulaciones, esas uniones móviles de nuestros huesos que nos permiten hacer toda clase de movimientos, y trasladarnos hacia donde queramos; caminando, corriendo, saltando, con la alegría propia de tenerlas todas sanas e íntegras, como cuando comenzamos esta carrera de la vida.

Que limitación y dependencia se tienen si estas articulaciones que deberían estar flexibles e indoloras, ahora están limitadas en el movimiento y dolorosas cuando las extendemos más allá de lo que nos permiten las mismas.

¿Es posible volver a recuperar el movimiento y la elasticidad?

Sí, en gran medida, y si aún no se rebasa un nivel crítico de desgaste. Es decir que con cuidados, con paciencia (y con ciencia) y con dedicación verdadera hacia la recuperación podemos hacer mucho por recuperar y frenar ese desgaste que tanto sufrimiento nos provoca.

Dentro de cada articulación, existe una materia (tejido) cuya función, no han logrado igualar los mejores cojinetes ni soportes mecánicos del mundo, dicho tejido; una membrana de células especializadas en impedir la fricción y el rozamiento al que están sometidos permanentemente los huesos de cada articulación, permite que estos se deslicen suavemente, sin ninguna señal de rozamiento, sin ningún crujido, limpiamente como la naturaleza prescribiera que fuera.

Pero viene el desgaste, aunado a la forma de tratar a nuestro cuerpo, con nuestras

costumbres que tanto nos perjudican, y nuestra falta de prevención en este tema tan socorrido y que nos limitará cada vez más llevándonos hasta el borde de la sustitución directa por una articulación mecánica, la prótesis.

Con Ativit Forte podemos perfectamente coadyuvar a prevenir este proceso, ponerlo muy distante, y tener un buen nivel de salud en nuestro cuerpo y su aparato locomotor.

¿Existiría un límite para este benévolo tratamiento? Sí y es el grado de desgaste en que se encuentra nuestro sistema. Si el desgaste es mucho mayor, Ativit Forte no podría hacer nada más, y la canalización correcta sería hacia el médico especialista para su evaluación y medidas que el propondría.

Pero no tenemos que esperar a que esto suceda, si sospechamos de alguna anormalidad en nuestras articulaciones principales, (rodillas, caderas, espalda, etc)

es un muy buen momento de detenerlo, comenzando a tomar Ativit Forte.

Un solo sobre al día nos proporcionará la posibilidad de recuperar esos movimientos que ahora nos cuestan trabajo, alejará más la posibilidad de un daño mayor irreversible,  y nos devolverá aquella energía y alegría que nos provoca el movernos, como cuando lo hacíamos de la forma más natural posible.

Ativit Forte Una sola toma al día y tendremos la energía del movimiento.